¿QUIÉNES SOMOS?

“La fraternidad es, no hay duda, la base de toda sociedad, la condición primera para el progreso social, pero no el progreso. Lo hace posible, le suministra los elementos indispensables, pero no lo define.” Giussepe Mazzini

El Supremo Concilio “Constructores del Arte Real” es una organización masónica orientada a la formación Intelectual, Moral y Espiritual de seres humanos que desean alcanzar una visión más profunda de la vida y acoplarla a las leyes universales que la rigen.

Como toda organización masónica, esta se basa en los principios universales de Libertad, Igualdad y Fraternidad, lo cual le confiere un carácter universalista.

El Supremo Concilio “Constructores del Arte Real” es concebido como una estructura piramidal que está organizado por 3 grados, abarcando así 3 niveles primordiales, los cuales están organizados de manera descendente; Cámara de Aprendices, Consejo de Compañeros y Consejo de Maestros, como se muestra a continuación:

La Cámara de Aprendices está abierta a todo profano que desea iniciarse para comprender la Historia y el Simbolismo de la Masonería. Esta cámara brinda al iniciado el soporte Histórico, Simbólico y Espiritual para poder desarrollar la curiosidad y comenzar a cuestionar los conceptos inculcados desde la niñez.

A diferencia de otras organizaciones masónicas, el Supremo Concilio se apoya de la participación de Aprendices entusiasmados que deseen apoyar en las diversas comisiones que les son permitidas para el fortalecimiento de la institución, así como también las obras filantrópicas.

El Consejo de Compañeros es la escuela de conocimientos de tipo Simbólico y Esotéricos brindando así las herramientas de formación para el servicio y el desarrollo de las facultades humanas.

Se asume que todo miembro del Consejo de Compañeros es capaz de apoyar a su respectivo Venerable Maestro en las comisiones de organización de todos los Aprendices y comisiones de mayor responsabilidad.

Para poder acceder a dicho consejo es necesaria la participación activa en la cámara de aprendices y obligatorio cumplir con los requisitos administrativo que se establecen. Así mismo, es requerido haber aprendido lo correspondiente en el grado anterior.

El Consejo de Maestros es la escuela del servicio, y es aquí donde se toman las decisiones más importantes y la dirección de toda la organización. Sus miembros se convierten por votación en Miembros del Consorcio de Asociaciones que existen, y pueden iniciar tareas aún más complejas para seguir fortaleciendo la fraternidad.

Ellos se encargan de la organización general de eventos importantes; cenas de solsticio, instrucciones en las logias, bienvenidas especiales, congresos, entre otras actividades que involucran representatividad.

Todo miembro del Consejo de Maestros está destinado a convertirse por voluntad propia en Venerable Maestro, pues de esta manera se vuelve en un transmisor de los conocimientos y la disciplina inculcada en el Supremo Concilio “Constructores del Arte Real”

Cabe aclara que el Supremo Concilio “Constructores del Arte Real” tiene su propio sistema de grados y adicional a esto, es la única organización a nivel nacional que convoca a los miembros de cada logia para integrar un único Consejo de Compañeros o Maestros, según sea el caso. De esta manera, los Venerables Maestros tienen autorizado el trabajo tan solo en el Grado de Aprendiz para promover liderazgos y postular a los candidatos para su ingreso en los Consejos y mantener la tradición masónica sana y salva.